¿Cómo prepararse para el cambio de modelo?

Los indicadores para la toma de decisiones

El avance hacia un nuevo modelo urbano y territorial se está desarrollando de forma acelerada. Por tanto, es crucial poder identificar qué barrios tendrán mayores dificultades para abordar esta transformación y diseñar políticas públicas que permitan acompañar el cambio de paradigma, evitando a la vez la segregación social y espacial.

Los indicadores El índice Los clústeres El mapa

Los indicadores

A modo de conclusión, se propone una serie de indicadores que identifican los principales factores de riesgo a escala de barrio (entendido en este estudio como la unidad estadística básica que, en algunos casos, puede abarcar desde barrios propiamente, municipios o conjuntos de municipios). En primer lugar, se considera la vivienda (tanto por su dimensión por habitante como por su calidad construida) como un posible freno en un escenario de mayor permanencia de los habitantes en el ámbito doméstico. Aquellos barrios con viviendas pequeñas o con peores condiciones de confort generarán una nueva vulnerabilidad.

Por otro lado, se tiene en cuenta qué sectores económicos definen la composición demográfica y la fuerza productiva del barrio. Hoy, existen aún muchos trabajos que se asocian a una alta movilidad laboral, desde el sector primario a la industria o a los servicios (siendo este un vector que no siempre está directamente correlacionado con la renta). Por tanto, aquellos barrios con mayor proporción de habitantes con trabajos presenciales serán mayores generadores de movilidad, a no ser que preparemos los entornos urbanos para poder realizar estos trabajos en proximidad (ya sea mediante la redistribución de los grandes usos productivos en el territorio o la creación de polos económicos que apoyen la circularidad, la proximidad y el teletrabajo).

Otro posible freno para el cambio de modelo es el acceso desigual al transporte público. Existen aún muchos barrios de España con una oferta insuficiente (tanto desde el punto de vista de la infraestructura como por su frecuencia), haciendo que sea más ventajoso el uso del vehículo privado. Será necesario reforzar las redes de transporte colectivo si queremos garantizar el equilibrio entre territorios y hacer accesible, sobre todo a las rentas más bajas, opciones que sean más sostenibles y contribuyan a la reducción de emisiones.

Otro aspecto clave para la contención de la movilidad es el equilibrio territorial y la movilidad que se genera entre distintos puntos del territorio ligada a la organización de las actividades. El proyecto define una serie de áreas funcionales a partir de los trayectos de los habitantes (por causas laborales). De este modo, es posible observar cómo existen grupos de municipios y barrios que intercambian diariamente población ya sea porque existen zonas del territorio hiper especializadas en los usos productivos u otras con una componente fundamentalmente residencial. En este sentido, se proponen dos indicadores que describen cómo hay que reequilibrar los territorios con mayores desequilibrios para evitar esta movilidad absurda generada por una incorrecta distribución de los usos del suelo.

El proyecto también propone un indicador que cuantifica el riesgo de segregación social en cada uno de los barrios. Se ha definido la diferencia de rentas en un mismo entorno en un escenario de contención de movilidad respecto a la situación existente. Así, existen muchos barrios receptores de población trabajadora (una población normalmente de rentas más altas) cuya mixtura social puede verse mermada. Del mismo modo, otros barrios generadores de alta movilidad laboral pueden reducir su mixtura social porque los habitantes permanecen en el propio barrio y no entran en contacto con otras rentas. Por tanto, será clave reconocer cuáles son estos entornos para poderlos acompañar y minimizar este riesgo.

{{n+1}} - {{l.name}}

{{l.desc}}

{{l.txt}}

El índice

Por último, se ha generado un índice compuesto a partir de los condicionantes anteriores (mala calidad residencial, dimensión de la vivienda insuficiente, alta dependencia de la movilidad para el trabajo, baja accesibilidad al transporte público, falta de mixtura para el trabajo y la vida cotidiana, desorganización de los usos y riesgo de clusterización social).

Este indicador pone de manifiesto que el 57 % de la superficie edificada de España presenta, hoy, un riesgo elevado ante el cambio de modelo urbano y productivo derivado de la digitalización, la transición ecológica y la escasez de combustibles fósiles. Estos entornos (donde habita el 37 % de la población española, es decir 16 millones de personas) habita en barrios que presentan específicamente un elevado riesgo de clusterización social por la pérdida de diversidad asociada a una menor movilidad laboral y que deberán transformarse desde el punto de vista del tejido edificado, los usos productivos en proximidad, la accesibilidad en transporte público o la mezcla social.

Además, si observamos la relación entre nivel socioeconómico y los valores más desfavorables del índice compuesto, constatamos cómo las rentas bajas dominan en los barrios que tendrán mayor dificultad. Por contra, las personas con mayores ingresos suelen vivir en entornos urbanos cuyo diseño y planificación posibilitan un mayor “embarriamento”.

A modo de conclusión, podemos afirmar que actualmente existe una clara desventaja de una parte de la población respecto de otra para afrontar la transición ecológica y productiva de forma justa y equilibrada.

La regresión lineal entre el iíndice compuesto y la renta por unidad de consumo muestra una tendencia con un score de 0.43 en la que se mueestra como a mayor renta el indice es menor

El histograma muestra la cantidad de población según rentas para los distintos valores del índice de vulnerabilidad al cambio de modelo productivo

Los clústeres

Además de los propios indicadores individuales y el índice compuesto, se ha elaborado otra análisis que permite caracterizar los barrios de España más allá del indice compuesto y que tiene en cuenta la similitud en la distribución de los indicadores que describen cada barrios.

Se han generado ocho agrupaciones distintas de barrios según la similitud entre los indicadores que los describen. Entre estos clústeres encontramos entornos urbanos con mayor vulnerabilidad al cambio de modelo (caracterizados por un riesgo elevado de clusterización social), los barrios en situaciones intermedias que presentan diversos grados de contención de la movilidad (asociados a los usos urbanos y la singularidad de su fuerza productiva) o barrios desconectados (cuyo déficit en el transporte público es característico).

{{parseInt(n)+1}} - {{l.name}}

{{l.desc}}

El mapa

Las recomendaciones y los datos

a partir de los valores extraidos del modelo se han redactdo una series recomendaciones orientadas a la spolíticas

Las recomendaciones

los datos que conforman el modelo pueden descargarse aqui:

Los datos