¿Cómo nos mezclamos?

La diversidad económica y la movilidad social

El cruce de los patrones de movilidad (matrices) con datos socioeconómicos (renta) nos aporta una primera aproximación sobre los posibles efectos de la reducción de desplazamientos. ¿La variedad de rentas en un entorno está promovida por la movilidad? ¿Hasta qué punto puede verse mermada?


Si bien la reducción de la movilidad representa un paso clave en la descarbonización, también entraña un riesgo de segregación urbana y social. Es a través del devenir cotidiano, de la casa al lugar de trabajo, educación u ocio, que entramos en contacto con otras personas diferentes a nosotros.

La ciudad es precisamente el lugar que facilita el encuentro entre extraños gracias a la densidad y a la mezcla de usos que concentra, promoviendo a la larga el ascenso y la diversidad social. Una menor movilidad podría significar, por tanto, una pérdida de diversidad en cuanto a personas de orígenes, rentas o entornos urbanos distintos.

Es clave entender qué municipios y barrios tienen hoy mayor capacidad de atraer población diversa (que se desplaza por motivos laborales o académicos a lo largo del día) y cómo esta aportación de personas altera la diversidad social de estos lugares (formado por las personas que residen). Y, por negativo, el de los entornos urbanos de origen.

En este mapa, se muestra para cada barrio cuál es la variación de la renta diaria en un escenario pre-COVID (indicador resumen de las condiciones sociodemográficas de la población), es decir, la influencia de la población externa sobre los habitantes que residen en ese entorno urbano. El mapa también indica qué municipios o barrios atraen rentas más diversas.

Variaciones de renta provocadas por los desplazamientos cotidianos

Nota: La variación de la renta diaria se obtiene a partir de las rentas del 2019 y de las matrices de movilidad. El objetivo de este indicador es aproximarse a la renta media de la población en cada celda, teniendo en cuenta que en ella se encuentran tanto los habitantes que ahí residen como los que pasan su jornada a causa de la movilidad diaria. El valor resultante se compone de la renta media de las personas residentes (que permanecen durante el día) y la renta de las personas que provienen de otras celdas.

Barcelona

El barrio de El Raval en el centro de Barcelona tiene unos niveles de renta bajos que, durante el día, se incrementan considerablemente fruto de la movilidad cotidiana y la atracción de poblaciones de fuera del barrio (círculo azul).

Valencia

En los barrios del centro de Valencia (por ejemplo, Ciutat Vella o Russafa), además de existir rentas altas, no se observa prácticamente variación de estas debido a la movilidad cotidiana.

Madrid

En Tetuán, Madrid, se evidencia una gran desigualdad a un lado y otro de Bravo Murillo. Mientras en su lado oeste aumenta la renta de día, en su lado este disminuye.

Valladolid

En Valladolid, es en el centro donde se produce un mayor descenso de rentas en el día a día, mientras en la periferia hay más zonas donde crece la renta.