¿Cómo nos movemos?

El escenario límite: la reducción de la movilidad durante la COVID-19

Las matrices de movilidad (elaboradas gracias a la telefonía móvil) nos permiten describir a escala de España cómo los ciudadanos se desplazan de un lado a otro del territorio. Además, nos permite proponer un escenario límite de reducción de la movilidad (que se asimila a los movimientos esenciales durante el confinamiento de la pandemia de COVID-19).

Desplazamientos cotidianos antes y después de la COVID-19

Desplazamientos cotidianos antes y después de la COVID-19

La descarbonización de nuestras ciudades, impulsada por el cambio climático, nos lleva a un nuevo escenario de reducción de la movilidad. Los desplazamientos cotidianos de la casa al lugar de trabajo o estudios, ya sea dentro o fuera del propio barrio o municipio, podrán contenerse gracias a una mejor organización de los usos en proximidad y/o la capacidad de migrar hacia el teletrabajo.

Sin embargo, hasta hoy, no ha sido posible definir el escenario límite de esta reducción. Las restricciones impuestas en España para la contención de los contagios de la COVID-19 fueron algunas de las más severas que se dieron en Europa. Estas medidas obligaron a contener la movilidad al máximo, a no salir de casa, manteniendo únicamente aquellos recorridos que eran necesarios e imprescindibles.

Estos desplazamientos han quedado registrados en una series de matrices de movilidad, cuya particularidad es que están elaboradas a través de datos de telefonía móvil. Estas matrices, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, nos muestran de manera anonimizada los 33 millones de recorridos de los ciudadanos entre distintos puntos del territorio en un día y franja horaria típicamente laborable.

La existencia de datos previos a la pandemia nos permiten comparar el comportamiento durante un día tipo pre-COVID (noviembre de 2019) con el escenario límite en confinamiento (de todos los días posibles se ha escogido el miércoles 1 de abril de 2020).

En ese periodo se produjo un gran contraste entre el norte y el sur de España en cuanto a la proporción de personas que se quedaban en su área residencial durante el confinamiento estricto. Es en el sur donde hubo una menor reducción de los desplazamientos: en muchos lugares apenas llegó al 40% (valor mínimo para todo el territorio). Por el contrario, en el norte hubo un mayor número de zonas con una elevada capacidad para reducir la movilidad, superior al 70%.

Tal como muestra este primer mapa a escala de España, el punto de partida era diferente ya que cada municipio genera un número de desplazamientos distintos (representados por un círculo cuyo diámetro es proporcional a este valor). En una segunda lectura de zoom, observamos que tanto la movilidad de entrada a cada municipio como la saliente se redujeron mayormente (círculos cuyo diámetro es proporcional al número de desplazamientos y cuyo color rojo o azul indica respectivamente si se trata de escenario tipo pre-COVID-19 o límite).

Nota: Las matrices de la movilidad registrada antes y después de la COVID-19 se han obtenido del Instituto Nacional de Estadística. Estas matrices tienen como origen y destino las “celdas” que representan a partes de un municipio, a municipios enteros o a conjuntos de municipios; siempre respetando los bordes empleados para la delimitación de las secciones censales de los últimos años. Las matrices han sido agregadas para obtener el número global de población que sale de cada celda así como el número de población que entra.