¿Por qué nos movemos?

La composición de las ciudades

La variedad de usos define la calidad del entorno urbano en el cual se desarrolla la vida cotidiana. A la vez, determina la capacidad de algunos barrios para albergar usos diferenciados que los convierten en polos de atracción. Gracias a los datos catastrales, podemos observar qué proporción de usos (residenciales o productivos) son propios de cada barrio y cómo está mezcla será clave en un modelo urbano de baja movilidad.

Proporción de usos del suelo:

Buscar por nombre de municpio: Ordena por: {{i}}
{{cluster_filtered.length}}
{{i.nombre_cel}}
{{perc(i[n])}}

Las distintas tramas urbanas se componen por una mezcla de varios usos (como el comercio, las oficinas o la industria) en proporciones variables que, junto al espacio público, definen múltiples calidades y experiencias urbanas. Por ejemplo, en España el 43,1 % de la superficie construida se destina a la vivienda, un 6,6 % a usos productivos, un 3,1 % al abastecimiento de proximidad, un 7 % a los equipamientos o el 15,1 % al almacenaje.

Una distribución equilibrada de estos usos califica la ciudad y aporta los elementos necesarios para poder desarrollar la vida cotidiana. Esta composición determina, además, la capacidad de atracción de ciertas partes de la ciudad respecto de otras, ya sea por su especialización o por su diversidad. Algunos ámbitos concentran un mayor número de personas que necesitan servicios cuyo entorno urbano no es capaz de proveer.

Por tanto, en un escenario de baja movilidad, es clave entender cuál es la composición de cada entorno urbano para poder detectar si existen déficits de algún uso ya que, si los desplazamientos se limitan al entorno inmediato y éste no está suficientemente equipado, la calidad de vida puede verse mermada.

Este gŕafico muestra para cada municipio de España cuál es la distribución de usos catastrales (residencia, comercio, oficinas, industria, cultura, etc) a través de un diagrama que indica la proporción de cada uno de ellos.

Nota: Los usos de suelo de Catastro son aquellos que se declaran para cada uno de los locales catastrales (subdivisiones dentro de una parcela). Éstos son el reflejo más fiel que se dispone del uso que finalmente se da a los edificios.